Saltar al contenido
Análisis de Franquicias

¿En qué consiste una franquicia?

¿Merece la pena montar una franquicia?. Lo que nadie explica acerca de las franquicias

en qué consisten las franquicias

He asistido a muchas ferias de franquicias y he atendido a muchísima gente que se acercaba por primera vez al mundo de la franquicia hechas un mar de dudas.

Una de las preguntas más frecuentes que se hacia la gente es: pero…¿En qué consiste una franquicia exactamente?

Es una duda muy común y desde luego conviene hacérsela, yo diría que antes de acudir a una feria de franquicias no durante, pero bueno, allá cada uno.

En este artículo voy a resolver todas las posibles dudas acerca de cómo funcionan las franquicias y en qué consiste la relación entre el franquiciado y el franquiciador, así como el rol a desempeñar por cada una de las partes.

¿Montar una franquicia cuesta dinero?

Es una creencia muy común la de que la franquicia se “encarga” de todo, y ¿Qué es todo?, pues de poner el local, el dinero, el sistema, los proveedores y todo lo que a uno se le ocurra en su carta de los Reyes Magos.

Cuando respondes que no, que el dinero lo pone el emprendedor como en todos los negocios habidos y por haber (de lo contrario sería un empleo) entonces muchas personas se indignan y te sueltan el tan manido: “¡entonces la franquicia que pone!”

La franquicia es una fórmula de emprendimiento en la que hay una central de profesionales que, desarrollando una idea original de negocio que funciona, se ocupan de coordinar y aportar cada vez más valor a una red de establecimientos, propios y franquiciados.

De esta manera, el franquiciado se aprovecha, además de un sistema probado y que da dinero, de una marca cada vez más fuerte y del poder que da la unión de varios emprendedores independientes “asociados” bajo un mismo rótulo, es decir una franquicia.

Así que si, montar una franquicia cuesta dinero de la misma forma que montar cualquier otro tipo de negocio tambien cuesta dinero. ¿Cuánto dinero? pues depende del negocio claro esta.

Las franquicias no son ni caras ni baratas

Cuando se habla de si esa franquicia es cara o esa otra barata es un error.

La gente confunde la franquicia con lo que supone la inversión en el negocio en sí como si todo fuera en el mismo pack.

De hecho las franquicias no se compran ni se venden, en todo caso se compra o se vende el derecho temporal a operar bajo un sistema de franquicias.

Por ejemplo, si uno va a montar una franquicia de restauración y le dicen que la franquicia vale trescientos mil euros, esa es una expresión equivocada, la franquicia no vale trescientos mil euros, lo que vale esa cantidad es la suma de los diferentes elementos que lleva el restaurante: obra civil, cocinas, muebles, decoración…

Dicho de otra forma, si una persona montara un restaurante parecido a esa franquicia pero por su cuenta, le costaría exactamente lo mismo o incluso más.

Por eso cuando algún candidato a una franquicia intenta “regatear” el precio de la misma, lo que debería hacer en realidad es ir a hablar con los diferentes proveedores y negociar con cada uno de ellos.

Lo que si puede ser caro o barato es el canon de entrada o los royalties de cada franquicia, pero entonces habría que plantearse respecto a qué. Muchas veces, el mayor ahorro de coste que uno puede hacer es tomar la decisión de pagar una canon de entrada de una franquicia en vez de emprender por su cuenta y riesgo.

Franquiciado y franquiciador, una relación complicada

Cuando uno monta una franquicia experimenta una evolución de altos y bajos. A la ilusión casi irracional del inicio le sucede la desesperación de la incertidumbre cuando el negocio apenas esta calentando motores.

Pero la paradoja viene después porque si la cosa no va como uno esperaba el franquiciado generalmente encuentra al franquiciador responsable, exonerándose él mismo de toda responsabilidad. Por el contrario, si el negocio va como un tiro, el franquiciado tiende a pensar que es exclusivamente gracias a él y empieza a cuestionarse el salirse de la franquicia ya que no percibe el suficiente valor añadido que contrarreste el pago de los royalties mes a mes.

Pero así es la naturaleza humana, dentro o fuera del sistema de franquicias.

Si esta fase crítica es superada por ambas partes, se consolida una relación de respeto y colaboración mutuas que suele producir muchas satisfacciones.

Entonces, ¿Qué gana un franquiciado al meterse en una franquicia?

Fundamentalmente un franquiciado gana dos cosas al meterse en una franquicia, tiempo y dinero.

Tiempo porque se va sobre seguro, ya esta todo estudiado y planificado, las variables previstas y no vas a sufrir los típicos errores que se suelen cometer por novato.

Dinero, por los mismos motivos y además porque es más fácil que el negocio tenga éxito al tratarse de una fórmula que ya viene funcionando años atrás y además, por volumen de compra, siempre se conseguirán mejores condiciones con los proveedores.

La otra cara de la moneda es, como en cualquier otro ámbito de la vida, caer en manos de sinvergüenzas y gente de pocos escrúpulos que nos venden gato por liebre.

¿Por qué parece haber tantos franquiciados enfadados en España?

En España hemos sufrido algunos casos muy sonados de franquiciados que se han sentido engañados por sus respectivos franquiciadores, los cuales uno a uno, han ido dejando un poso de desconfianza generalizada en el sistema.

Si bien ya sabemos como funciona esto. Sólo salen a la luz los casos de fracaso del sistema, las historias de franquiciados exitosos (que son infinitamente más), lamentablemente no reciben ni la milésima parte de atención por parte de los medios.

Si bien cierto lo anterior, no es menos cierto que en España en particular la laxitud de la normativa referida a las franquicias ha podido contribuir a que se puedan haber acentuado las malas experiencias con algunas franquicias.

¿Quién tiene la culpa al final?

Pues, aunque se que no es políticamente correcto decirlo no podemos echarle la culpa al sistema, ni a las leyes, ni siquiera al franquiciador; la responsabilidad en última instancia siempre será del emprendedor porque no olvidemos que es un empresario independiente y que nadie le puso una pistola en el pecho para meterse en tal o cual franquicia, que no analizó convenientemente.

Business as usual

Siempre habrá casos de fracaso, personas sin escrúpulos, malas practicas empresariales y franquiciados incautos que seguirán sin analizar previamente dónde se están metiendo.

Independientemente de todo lo anterior, la franquicia lleva muchos años funcionando como sistema de forma exitosa. Los negocios franquiciados son más fuertes y han soportado mejor las embestidas de las crisis sin experimentar retrocesos. Por eso me seguirá pareciendo una opción muy inteligente para emprender, eso si, con madurez empresarial.

¿Necesitas asesoramiento para montar una franquicia?

El primer paso para montar una franquicia siempre consiste en recabar información, profundizar en todas las opciones y variables, conocer bien a qué atenerse y predecir los posibles escenarios que se puedan dar para estar preparados.

Si te gustaría tener el respaldo de profesionales en ese camino, da el primer paso hacia el éxito y contacta con nosotros a través de este formulario de contacto.

Contacto franquicialista

close

¿Buscas UN NEGOCIO Rentable?

Únete y empieza hoy mismo a ser una de las personas mejor informadas sobre franquicias y nuevas oportunidades de negocio.

¡Prometemos que nunca enviamos spam! Echa un vistazo a nuestra política de privacidad para más información.